Actor mundial en el sector de las concesiones y de la construcción, VINCI diseña, financia, construye y opera infraestructuras y equipos que ayudan a mejorar nuestra vida diaria y nuestra movilidad. Dado que sus realizaciones son de utilidad pública, VINCI considera que escuchar y dialogar con sus socios públicos y privados es un requisito de su actividad, y publica un nuevo Manifiesto cuyos compromisos atienden a este fin.

¡Juntos,
diseñemos y construyamos!

Nuestras infraestructuras y equipos están pensados para el público y el bien común. Por ello, queremos contar lo antes posible en nuestros proyectos con todas las partes interesadas: socios, clientes, proveedores, ediles, vecinos, asociaciones, etc.
Nos comprometemos a escuchar y dialogar con nuestros socios en el desarrollo de nuestros proyectos, para que participen aún más en ellos.

¡Juntos,
respetemos los principios éticos!

La ética es un elemento central de nuestros contratos y de nuestra relación con los clientes.
Nuestras empresas cumplen nuestra Carta de ética en todas las partes del mundo.
Nos comprometemos a que nuestras prácticas y las de nuestras empresas subcontratistas sean completamente transparentes.

¡Juntos,
promovamos el crecimiento verde!

Contribuimos a la reflexión prospectiva sobre las urbes y la movilidad sostenible. Nuestras innovaciones derivadas del eco-diseño mejoran el desempeño energético y medioambiental de nuestras infraestructuras.
Nos comprometemos a reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en un 30% de aquí a 2020, a ayudar a nuestros clientes a mejorar su eficiencia energética y a incitarles a ser eco-responsables.

¡Juntos,
defendamos la solidaridad ciudadana!

Nuestra actividad tiene un arraigo local. Por ello apoyamos a los empleados y a las empresas del Grupo que propician directa o indirectamente la solidaridad y la lucha contra la exclusión.
Nos comprometemos a respaldar la solidaridad ciudadana de nuestros asalariados, en particular merced a las fundaciones que el Grupo tiene en el mundo entero.

¡Juntos,
consigamos el «cero accidentes»!

Nos negamos a aceptar los accidentes laborales como una fatalidad. Nuestra dirección tiene la responsabilidad de reunir las condiciones que garanticen la integridad física y la salud de todas las personas presentes en nuestras obras y explotaciones.
Nos comprometemos a perseguir el objetivo de «cero accidentes».

¡Juntos,
obremos por la pluralidad y la igualdad de oportunidades!

Nuestra cultura es una mezcla de orígenes y de experiencias. Nos oponemos a cualquier forma de exclusión, ya sea en la contratación, en las relaciones laborales o en la trayectoria profesional de nuestros colaboradores. Inculcamos esta exigencia a nuestros mánager y la trasladamos a nuestros proveedores y empresas subcontratistas.
Nos comprometemos a feminizar nuestra dirección y a expandirla aún más a personas de distintos orígenes.

¡Juntos,
fomentemos trayectorias profesionales duraderas!

Concebimos nuestra relación con los asalariados a largo plazo. Practicamos una flexibilidad responsable, para que nuestros colaboradores puedan tener un recorrido profesional y personal equilibrado.
Nos comprometemos a proponer perspectivas de formación y de movilidad a todos nuestros colaboradores, con miras a una empleabilidad duradera.

¡Juntos,
compartamos los frutos de nuestros resultados!

Reunidos, nuestros colaboradores son el principal accionista de VINCI. Queremos compartir con nuestros asalariados del mundo entero los frutos de nuestro crecimiento, gracias al accionariado asalariado y a los mecanismos adecuados de reparto de beneficios.
Nos comprometemos, allí donde sea posible, a que 100% de los asalariados de VINCI dispongan de un dispositivo de reparto de nuestro éxito económico.